• El mexicano que trabaja construyendo el muro en la frontera entre México y EE.UU.

    Porque Luis -no es su verdadero nombre, pues la compañía que lo emplea no le permite dar entrevistas- es mexicano. Y está construyendo un muro en la frontera entre México y Estados Unidos.

    Para ello cruza todos los días esa frontera desde Ciudad Juárez, en México, hacia El Paso, en Estados Unidos.

    Deja su casa a las 2:30 de la mañana para evitar el tráfico en el cruce fronterizo, duerme del otro lado dentro de su coche en el estacionamiento de un centro comercial y a las 7:00 se acerca a la valla que desde hace casi una década separa ambas ciudad

    Ahí, en un sector de 2 kilómetros de largo en las afueras de ambas ciudades, los trabajos para reforzar la valla comenzaron meses antes de que Donald Trump ganara las elecciones.

    Luis pone cemento. Después vendrán los pilares de metal de cinco metros de altura y, sobre ellos, una planchas de metal. Todo con el fin de hacer más difícil el paso de los inmigrantes indocumentados.

    "A mi no me molesta, realmente. El trabajo es trabajo", dice mientras almuerza a pocos metros de la valla.

    "Y como mexicano tengo que ganarme la vida también, como todos. Esto es lo más que puedo hacer: trabajar; tengo que trabajar para mantener a mi familia, sea en una valla o en un apartamento", explica.

    Comments are closed.